pagina web corporativa

Cómo deben ser las páginas web corporativas

A pesar de que llevamos ya varios años con internet sumergido en nuestras vidas, el diseño de la mayoría de páginas web corporativas sigue siendo, aun a día de hoy, realmente malo.

La paradoja reside en que, a pesar de que los ciudadanos seguimos migrando del televisor hacia el ordenador y del mundo offline al online para nuestras compras e inquietudes, las empresas aun no han comprendido el imperativo de la necesidad de digitalizarse. Eso es, de llevar a cabo una transformación digital.

páginas web corporativas

Únicamente el 68% de las empresas tienen web propia. Es curioso este dato, ya que una empresa sin página web te genera cierta desconfianza, además de ser invisible a ojos de Google y el mundo. Muchas de estas webs no están adaptadas a móviles, cuando alrededor del 60% de la navegación se lleva a cabo mediante dispositivos móviles y tablets.

En esta ardua tarea de concienciación y evangelización de las empresas, Estados Unidos y Reino Unido son los pioneros. España está en la cola, junto con otros países tan relevantes como Canadá.

De la transformación digital depende la supervivencia de una empresa.

Entonces, ¿porqué parece que las empresas son reacias a dicha transformación digital?

Esto sucede porque, en el seno de la empresa, las personas encargadas de la toma de decisiones no están concienciadas de los beneficios.

Siguen sin creer realmente en la necesidad de transformarse, son reticentes y resistentes al cambio. Desconocen todo el potencial de este mundo, lo que crea una ignorancia digital.

Las empresas deben comprender que una página web corporativa adecuada, junto con una estrategia de inbound marketing que responda a las necesidades específicas de la empresa, se traducirá en un aumento de las ventas y en una reducción de los costes asociados al marketing.

La publidad en Google o en Facebook Ads es muchísimo más barata que la tradicional, ya que ya no tenemos que hacer frente a los costes asociados a la imprenta y repartición de flyers o montaje de stands. Además, accedemos a un público que no queda limitado a unas fronteras físicas locales o regionales, sino que podemos pensar en grande gracias a la red.

Internet es un darnos a conocer. No en nuestro barrio o provincia, sino al mundo.

Del mismo modo, las redes sociales pueden convertirse en una herramienta de enorme valor para interactuar con nuestro público, incluso pudiendo usarlas como un servicio de atención al cliente.

¿Cómo deben ser las páginas web corporativas?

No solo hay que ser bueno, también hay que parecerlo

Juan Merodio

Una empresa puede ser realmente buena en su sector pero, si su web no es capaz de expresarlo, ¿a ojos del público lo es?

Debemos superar el egocentrismo corporativo. Las empresas se resisten a comprender que lo importante no son ellas, sino los clientes. Una web no tiene que ser agresiva e intrusiva, sino aportar valor al usuario.

Un buen ejercicio es navegar a través de nuestra web como lo haría un usuario y preguntarnos, ¿aporta valor?

Algunos de vosotros quizás os preguntáis qué es esto de aportar valor, vamos a concretarlo con un ejemplo.

Cuando viajamos en coche preferimos conducir, en vez de por una carretera en mal estado y piedras, por una autopista de 4 carriles. ¿Eso porqué? Bien la autopista es amplia, diáfana, es nueva y segura, nos da garantías, medidas de seguridad y está bien señalizada. Así debe ser nuestra web, un entorno digital donde el cliente puede encontrar de forma sencilla y ágil toda la información que necesita. Esto es lo que llamamos en diseño web usabilidad.

Se trata de ponérselo fácil al usuario. Olvídate de tecnicismos y di las cosas por su nombre

Sin embargo, a veces preferimos abandonar esa autopista de 4 carriles para coger una carretera secundaria de curvas. Aparentemente no tiene sentido, ya que la conducción está llena de curvas y nos obliga a trabajar con marchas más cortas y aumentar el consumo de gasolina. ¿Porqué lo hacemos? Porque nos gusta conducir y es divertido, nos gustan las curvas, nos entretiene. En el diseño de una web corporativa no debemos olvidarnos de este aspecto: el usuario tiene que pasárselo bien. La navegación por la web tiene que ser una experiencia de entretenimiento, solo de esta manera podremos captar su atención y activar sus sentidos. Esto es lo que en diseño web llamamos la experiencia de usuario.

páginas web corporativas

¿Hablamos?

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *